Todos los caminos llevan a Torico

En la cima de la montaña aparece la figura de un toro junto a una estrella, esa es una señal divina para un rey que quiere hacer una ciudad en un cerro estratégico. Este lugar fue conquistado a los musulmanes por el rey Alfonso Segundo El Casto, después de casi dos siglos de esplendor, cayó en el olvido a partir de la segunda mitad del siglo XX renació.

 Visitar un lugar que te remonte a la época medieval, no significa que vivirás tus días de paseo por el lugar con las penurias de aquél momento, solo quiere decir que podrás conocer, lo que dejaron quienes vivían allí. El poder de su influencia sigue estando en su arquitectura, gastronomía,  caminos, puentes, fortalezas, arte e historias y eso es lo que encontraremos al visitar la provincia de Teruel, por  supuesto con las comodidades propias de nuestro tiempo.

Barro cocido, rojizo, así es Teruel. Existe desde la alta edad media. Es un lugar en el que se pueden ver representaciones de caballeros en franca demostración de las luchas medievales. Montados a caballo, los caballeros se enfrentan  y muestran sus habilidades y valentía ante los señores del lugar, representados por niños, jóvenes y adultos turolenses.

iglesia de san pedro

Plaza del Torico, de estructura medieval, fue diseñada para proteger la actividad comercial, de los embates del clima. En Teruel todas las calles van a Torico, el centro de todo, allí montado en una columna se levanta un toro muy pequeño de bronce. Sorpresivamente surgen unas danzantes que aparecen en la plaza y esa alegría comienza a contagiar a todos. La música retumba en cada pared llena de historia que le rodea.

Otro de los atractivos que tiene que ver con el carácter religioso es la iglesia de San Pedro, está hecha al mejor estilo de los templos fortificados. Sin duda la preocupación por la seguridad era un asunto primario. Su torre mudéjar, arte único en el mundo, es la más antigua de la ciudad y como en muchas ciudades, se llamaba desde su campanario, a la defensa, al culto o a apagar un incendio.

Hay tres cosas muy curiosas y destacables de la torre, una es el símbolo de las llaves de San Pedro, otra la mano de Fátima y otra es la rueda de la fortuna, una expresión artística para representar la cercanía de judíos, musulmanes y cristianos.

En este recinto hay  un museo dedicado a los amantes de Teruel, algo para recordar lo sucedido en aquél siglo XIII, la imágenes de los amantes están uno al lado del otro, sus manos están muy cerca; pero no alcanzar a tocarse. Bajo esas tumbas descansan los restos de un hombre y una mujer de la misma época y todos están seguros que se trata de los verdaderos cuerpos de quienes en vida marcaron la historia de la ciudad con su inmenso amor.

turolense

Teruel cuenta con un ferrocarril que tarjo progreso a la ciudad, al bajar de él una escalinata inmensa te lleva hasta la Plaza del Óvalo, aún se mantiene como símbolo de la época en la que fue construida, en la actualidad se conecta por medio de un ascensor. Esta ciudad nace del rio Turia, que vale la pena mencionar es aprovechado por los habitantes de la ciudad como recurso hídrico y la recreación es una de las cosas que más disfrutan, a pocos kilómetros de la ciudad ofrece un lugar para calmar el calor en esos calurosos días del verano. Así, los turolenses tienen su propia playa y saben cómo disfrutarla completamente.

Los romanos dejaron su legado con una impresionante obra de ingeniería que destaca desde muy lejos y combina los usos del Viaducto de los Arcos que por encima es acueducto, dada la topografía de la ciudad los puentes son necesarios para conectar la ciudad. Teruel tiene gran fama por su frío; pero igual de famoso es su jamón, el período de clima seco durante el invierno, es lo que hace único a este regalo para el paladar. Bien cortado, bien servido y muy bien comido, este jamón no tiene igual en el mundo y forma parte de las exquisiteces que se sirven en roda la provincia.

En materia de arquitectura El palacio de Congreso es una muestra de que se puede convivir con la historia y avanzar, cambiar, ser creativos, sin romper con la imagen de la ciudad. Es un lugar que compite en el dinámico mundo de  la realización de congresos, exhibiciones y ferias.

Tal vez encontrarte con un tiranosaurio Rex sea posible en estas tierras de color rojo y pastel. Dinópolis, es un parque temático dedicado a los dinosaurios y es una apuesta, al mejor estilo del parque jurásico, para que grandes y chicos puedan encontrarse con  un mundo en donde la diversión y el conocimiento se juntan. Es otro atractivo que quizás nunca imaginaste conseguir en una ciudad como Teruel.

Además es muy probable que no sepas que toda esta región está repleta de huellas de dinosaurios, es que esta provincia es muy rica en patrimonio prehistórico, hay cuevas en las que hay pinturas rupestres y muchos sitios con estos restos del pasado, que con un guía podrás conocer.

andar por la nieve

En Teruel, usar la nieve para activar la economía es un asunto nuevo. Para los valencianos es una magnífica opción para entrar al mundo de los deportes en nieve, en Valdelinares , además de esquiar, pueden hacer un tour por las cuencas de minas turolenses, en donde los visitantes pueden apreciar la dureza y lo peligroso de la vida en las minas. Con cascos y luces se montan en los carritos que los llevan por la mina. Gracias a ella Teruel vivió un crecimiento económico importante y trajo consigo la presencia del modernismo, el cual puede apreciarse en edificaciones del casco antiguo de la ciudad.  Entre estas estructuras muy cerca del Torico, destacan dos casas, ambas fueron diseñadas por Pau Monguió, discípulo directo de Gaudí, son espléndidas.

Para seguir con el arte, la colección de obras de arte sacro en Teruel es excelente, en el Palacio Episcopal, se encuentran una gran variedad de pinturas, esculturas, arte filipino y orfebrería.

En el Museo Provincial, se encuentran objetos que nos remontan al pasado, nos sorprende ver por ejemplo, una máquina enorme para confeccionar espaguetis. Cubiertos plegables hechos con hueso, alpargatas con suelas de madera. Dentro del museo hay una farmacia de la época, las piezas son todas originales, porque se trasladaron allí desde el lugar en donde funcionaban. Un mosaico romano deja ver un vestigio de esa cultura y de su influencia en la ciudad.