Gran Danés: un gigante cariñoso

Que su tamaño no te confunda, porque lo que tiene de grande lo tiene de cariñoso. Pues sí, el gran danés o dogo alemán es un perro que puede intimidar por ser tan inmenso, sin embargo tienen un temperamento suave, por lo que son recomendables para los niños.

Estos hermosos perros suelen ser grandes compañeros familiares. Sin embargo suelen comer mucho, por lo tanto puede ser costoso mantenerlo.

Es parte de las razas gigantes de perros, pueden pesar desde 45 a 59 kilogramos. Los machos suelen alcanzar los 81 centimetros de altura, mientras que las hembras pueden llegar a medir hasta 76 centímetros, lo que los hace imponentes.

En este artículo te diremos todo lo que necesitas saber de estos dulces gigantes, realmente conocerás mucho más a esta raza, que de seguro te fascinará. ¡Así que no te lo pierdas!

Origen del gran danés

El gran danés es relacionado con razas como el bullenbeisser, también se le relaciona con perros que eran usados para cazar en la antigüedad, tales como los mastines ingleses. A lo largo de la historia fueron desarrollándose perros enormes, de distintas razas, a los que se les denominaba dogge, considerando que no era posible asociarlos directamente a los perros de razas ya conocidas.

Sin embargo para 1878, fueron incluidos dentro de los deutsche doggen, lo cual se refiere a dogos alemanes, por lo que se le asignó una categoría a estas razas.

Por lo tanto el gran danés también es conocido como dogo alemán, pero antes su temperamento y cualidades eran muy diferentes a los que conocemos ahora. En épocas pasadas eran cazadores, por lo tanto solían ser agresivos, por lo tanto causaban temor debido a su difícil genio y su gran tamaño.

Pero a lo largo del tiempo, los cachorros fueron seleccionados buscando que estos fuesen cariñosos y de temperamento leve. Por lo tanto la personalidad de este gigante amigo fue moldeándose, hasta el cariñoso can que es hoy.

Características

Hemos mencionado que su enorme tamaño causa impacto en quien conoce a este enorme can. Pero lo que tiene de inmenso se iguala al excelente compañero que puede llegar a ser.

Posee grandes patas fuertes, es elegante y muy vistoso. Pese a su enorme tamaño y peso, suele ser rápido, bastante atlético. Por ello amerita realizar actividades que le permitan correr y desarrollar su potencial, esto con el fin de evitar afectar su salud y calidad de vida.

Es muy buen vigilante, realmente es un excelente guardián. Es fuerte, produce impacto a quien lo ve, es veloz y además nunca pierde su elegancia.

Este perro puede hablarte con la mirada, sus pequeños ojos son de color oscuro y  suelen transmitir mucha ternura. Su cuerpo es bastante grande, desde su cabeza hasta sus patas. Pero es proporcional a su enorme tamaño.

Dentro de la raza de los grandes daneses se encuentran de colores leonado, arlequín, negro y marrón. Suelen babear bastante, pero ladran muy poco. Sus orejas son caídas naturalmente hacia su cabeza. Cuenta con buena musculatura, pese a su estilizada figura. La cola es tan larga que llega al suelo.

Buena compañía para todos

Como ya lo hemos mencionado, el gran danés tiene un temperamento tan dócil que suele ser muy buen compañero familiar. Es amable, tierno y fiel. Su lealtad hacia su amo es indiscutible, este gran amigo canino es muy apegado hacia su dueño o dueños.

Le encanta estar rodeado de personas, el hecho de estar solo no es grato para esta raza de perros. Es necesario que se le preste atención y, se cuide de la manera correcta para que su temperamento siempre se mantenga equilibrado.

Este grandioso perro es ideal para los niños, suele ser muy dulce y delicado con los más pequeños. No es conflictivo ni con las personas ni con otros animales. Le gusta mucho ser acariciado, así como recibir amor por parte de quienes lo rodean. Sin embargo no le gustan los extraños.

Adiestramiento y ejercicio

El gran danés cuenta con una gran inteligencia, es obediente por lo que educarlo es una tarea fácil. Suele aprender de forma rápida, es bastante ágil y rápido. Suele recordar las órdenes enseñadas de manera eficiente.

Puede adaptarse a vivir en el interior de un domicilio, pero necesita sin duda ejercitarse diariamente. Además los juegos son de suma importancia para mantener feliz a nuestro gigante compañero.

 ¿Qué enfermedades lo pueden afectar?

Debido a su gran tamaño pueden padecer de una enfermedad denominada torsión gástrica, que suele causar la muerte del perro. Puede también padecer de cataratas, displasia de caderas o problemas en el corazón.

Los grandes daneses suelen ser saludables, pero por pertenecer a las razas grandes tienen un tiempo de vida de aproximadamente entre 8 a 10 años. Sin embargo todo puede cambiar, dependiendo de los cuidados que le sean dados.

Por ello los dueños deben estar bastante atentos a los cambios que puedan presentar estos gigantes compañeros. Si la salud se ve afectada, es importante llevarlo al veterinario prontamente y no dejarlo pasar.

¿Cómo cuidarlos?

Para cuidarlos de la torsión gástrica, vigilar la alimentación es sumamente importante. Por lo tanto se deben separar las porciones de comida, con el fin que no se consuma todo de manera acelerada. También es importante que no tome agua, ni haga ejercicio antes ni luego de comer.  Su alimentación también debe ser adecuada para su tamaño.

El ejercicio es parte fundamental para prolongar la vida del gran danés. Para ello se pueden realizar distintas salidas al día, con el fin que gaste su energía pero que a su vez no se vea muy forzado.

Tiene un pelo muy noble y corto, por lo que peinarlo dos veces a la semana es suficiente. Bañarlo frecuentemente no es necesario, por lo que hacerlo cada 6 a 8 semanas es más que suficiente.

Es importante destacar que su larga cola puede golpear muy fuerte, tanto a personas como a objetos. Por lo tanto es importante tener sumo cuidado cuando sufre movimientos brucos con su cola.

Créenos que este hermoso animal será un gran compañero para toda la familia. Ya sabes que no te debes sentir intimidado por su gran tamaño.